GENDARMERIE: una "experiencia única" para Mélissa, Tony y Cyril

0

"El día después de la muerte de Irma, traté de ver si era posible ir a Saint-Martin para ayudar a través de La Croix Rouge u otras organizaciones similares", dice Melissa, una joven estudiante de inglés en Córcega. . "Pero solo buscábamos enfermeras, etc.", continúa. Sin embargo, su decepción fue de corta duración. El día que regresó a la universidad, recibió un correo electrónico "urgente", una llamada para voluntarios de la reserva de gendarmería en la que ha estado involucrada desde mayo de 2016. Inmediatamente envió su solicitud.

Melissa es, por lo tanto, parte de la segunda compañía enviada a Saint-Martin el 26 de octubre; El primero llegó un mes antes. En total, se seleccionaron setenta y tres reservistas para salir de los ochocientos gendarmes que presentaron la solicitud. "Es un honor haber sido seleccionada", dice, agradeciendo a sus superiores por haberla elegido.

En el suelo, el día en que la conocemos, se encuentra en la rotonda de Agrément en Marigot junto a Tony y Cyril, a quienes conoció por primera vez al llegar a Saint-Martin. Tony es de Carcasona y Cirilo de Montpellier. Los tres no se conocían, pero estaban motivados por este deseo de "servir y ayudar a la población afectada".

Para ellos, es "un compromiso real". "Una nueva experiencia", incluso una experiencia "única". De hecho, es la primera vez que se convoca una convocatoria de voluntarios en el extranjero. Cyril había aplicado con su compañero, también reservista. "Pero no fue retenido", dice. Para poder beneficiarse de "esta experiencia única", todavía se quedó solo. Tony lo discutió con su compañero y futura esposa. "Nos casaremos cuando regrese. Enviar mi candidatura fue una decisión que tomamos los dos. Dejarme ir también es un fuerte compromiso de su parte ”, admite.

La misión de los reservistas es llevar a cabo acciones de prevención de proximidad día y noche. Colocados bajo la autoridad del teniente coronel Sébastien Manzoni, se dividen por sectores para cubrir toda la parte francesa.

“Estamos allí para hacer vigilancia. La población se siente tranquila ", explican. "Si un auto nos parece sospechoso, lo detenemos y verificamos el vehículo y su conductor", continúan. También están autorizados por la fiscalía para llevar a cabo búsquedas. Entonces, el viernes pasado, otro equipo de Hope Estate descubrió en los lentes de un automóvil y fue robado durante el saqueo durante una operación para combatir el crimen.

Las difíciles condiciones de trabajo y alojamiento, las conocían antes de partir. "Nos dijeron, estábamos preparados, sabíamos qué esperar", dicen. Tony y Cyril también están acostumbrados a patrullar vecindarios difíciles en su ciudad. Entonces para ellos su misión en Saint-Martin no es más delicada.

Sin embargo, dicen que fueron golpeados por "el alcance del daño y la difícil situación de la población". "Habíamos visto las imágenes en televisión, pero verlas de verdad es totalmente diferente", dicen. “Pero muchas personas siguen siendo optimistas. Por ejemplo, hablamos con una pareja que vivía en un bote completamente destruido. El esposo le dijo a su esposa: perdimos nuestro bote pero estamos vivos, esto es lo más importante ”, informa Mélissa, conmovida. "Este tipo de experiencia te permite dar un paso atrás", concibe.

Mélissa, Tony y Cyril dejarán San Martín en tres meses.

(Fuente: www.soualigapost.com)

 7,938 vistas totales

Sin comentarios

%d bloggers les gusta esta página: